10 Claves para AHORRAR en el Mantenimiento de Ascensores

El contrato de mantenimiento del ascensor de un edificio supone una parte importante de los gastos de las comunidades de propietarios, pero además del aspecto económico, acertar en la elección de la empresa encargada de estas labores es relevante para la calidad de vida de los residentes o usuarios del inmueble. El mercado de mantenimiento de ascensores, como otros muchos, se ha ido abriendo a la competencia, aunque todavía hay comunidades que desconocen las posibilidades de contratación y las condiciones de funcionamiento de las empresas.

Ante esta situación y debido a que en el pasado abundaron conductas restrictivas, la Autoridad Vasca de la Competencia (AVC) está llevando a cabo el reparto de un estudio con recomendaciones sobre las empresas proveedoras de mantenimiento de ascensores. Está previsto que 42.600 comunidades de propietarios de edificios con ascensor, 800 profesionales de la administración de fincas y medio centenar de asociaciones y oficinas de defensa del consumidor reciban el estudio.

En el informe titulado 10 claves para ahorrar en el mantenimiento de ascensores, los responsables de la Autoridad Vasca de la Competencia advierten de que durante todo el tiempo que el ascensor esté en uso es imprescindible poseer un contrato de mantenimiento en vigor. También señalan que, en contra de lo que muchos creen, el mantenimiento del ascensor no lo puede realizar únicamente la empresa fabricante, por lo que recomienda informarse sobre los distintos proveedores de este servicio. "La empresa mantenedora no tiene por qué ser la misma empresa que fabricó el ascensor o lo instaló. Existen empresas dedicadas exclusivamente al mantenimiento de ascensores que están capacitadas para mantener y reparar varias marcas. También los fabricantes de ascensores suelen mantener marcas que no son suyas. Pregunte e infórmese: ¡puede ahorrar mucho dinero todos los años con la misma calidad!", dice textualmente el estudio de la AVC. Competencia recomienda a las comunidades de propietarios que se informen sobre las empresas que ofrecen este servicio en Euskadi y recuerda que aunque existen muchas vías para hacerlo, una de las más seguras es el registro autonómico.

ACCESO A LAS PIEZAS Luis de Prado, presidente del Colegio de Administradores de Fincas de Bizkaia, señala que la situación del mercado de mantenimiento de ascensores ha mejorado respecto a lo que pasaba hace unos años, aunque reconoce que hay un problema que persiste. "Cada empresa fabricante tiene sus propios cuadros de maniobra, de forma que cuando del mantenimiento se ocupa una empresa distinta puede que se encuentre con dificultades para mantenerlos porque no tiene las piezas necesarias, que son distintas para cada fabricante. Y es que aunque la ley obliga a que se dispensen las piezas, a que haya recambios para todos los modelos y fabricantes, la realidad es otra. ¿Quién controla los plazos? ¿Y qué sucede si yo tengo una avería en un ascensor y la pieza tarda en llegar cinco, quince o veinte días?, ¿quién controla si realmente esa pieza no está aquí y hay que pedirla a Madrid o a no sé dónde?".

Luis de Prado explica que "hay una cierta tendencia a contratar mantenimiento con la empresa fabricante", aunque "ahora las compañías más potentes están haciéndose con la mayor parte de las piezas de los cuadros de maniobra de todos los tipos de ascensores" para poder cumplir satisfactoriamente con los contratos de mantenimiento. El presidente de los administradores de fincas detalló que "los cuadros antiguos de relés eran intercambiables y cualquiera podía repararlos, pero cuando se trata de circuitos electrónicos, cada fabricante tiene los suyos y todas las piezas no están en el mercado, de forma que tienes que pedírsela a quien lo ha fabricado".

La fabricación y conservación de ascensores es un mercado que mueve en el Estado español cerca de 3.000 millones de euros. Una cifra que fue más alta en los años del boom inmobiliario y que ahora no solo ha bajado porque al haberse reducido la construcción de vivienda nueva se instalan menos equipos de elevación, sino también porque el aumento de la competencia entre empresas ha abaratado los contratos de mantenimiento. La conservación, que incluye el mantenimiento y reparación de ascensores, supone ahora el 70% de la facturación de un sector caracterizado hasta hace unos años por el escaso dinamismo competitivo y una movilidad de clientes bastante reducida. Puede que buena parte de la culpa de esa escasa movilidad de clientes la tengan unas prácticas empresariales que ya están empezando a cambiar.

MAS COMPETENCIA "Antes se daba con mucha frecuencia que las grandes empresas del sector de elevación establecían contratos con duraciones muy largas, de hasta 10 años, mientras que los de 5 años no eran infrecuentes. Así, cuando alguien decidía que quería cambiar el contrato a menudo se encontraba con que estaba preso porque lo acababa de renovar tácitamente hacía un año y le quedaban por delante 9 o 4 años, según los casos. Ahí sí se daba un cierto abuso, pero esas situaciones se han ido corrigiendo poco a poco", señala Luis de Prado.

Las recomendaciones sobre la contratación del servicio de mantenimiento de los ascensores contenidas en el documento de la Autoridad Vasca de la Competencia se basan en un estudio realizado hace un par de años por el organismo estatal y que obedecían a una situación del mercado mucho más restrictiva que la actual. En este sentido, Luis de Prado apunta que "durante bastante tiempo las compañías de ascensores han practicado una política de escasa competencia en precios, pero eso empezó a cambiar gradualmente y en estos momentos la situación es radicalmente distinta. Además, la propia situación de crisis ha hecho que esta mayor competencia de precios se acelere, obligando a las empresas a ajustarlos.


Volver a inicio